Te encuentras caminando de noche por una maravillosa playa, la temperatura es perfecta, miras hacia arriba y las estrellas tapizan el cielo, como si de un manto azul se tratase, la diosa Nuit se inclina elegantemente en el firmamento. La Luna llena ilumina el mar que con las olas, resaltan los tonos plateados. Pareciera que desde donde tu estás, un puente plateado condujera hasta la propia Luna y tú decides ir hasta allí.

Pones un pie en el agua, está tibia y cálida, continuas y te das cuenta que no te hundes, sigues andando, contento y dichoso, por la pasarela plateada, a tu alrededor todo es plata, cuando llegas a la altura del astro miras hacia arriba y ves una fina lluvia plateada derramándose por doquier alrededor tuyo, te sientes dichoso y feliz.

Cuando esa sensación de plenitud cesa, miras a tu alrededor, quieres proseguir el viaje, te encuentras sereno y deseas seguir aprendiendo. Comienzas a hundirte poco a poco, la temperatura del agua es tan cálida, que no la notas. Al principio, piensas que puedes ahogarte, ya que algo tira de ti suave pero firmemente hacia el fondo, en el último momento abres la boca cogiendo todo el aire que puedes, pero cuando ya no puedes  aguantar mas, te relajas, cierras los ojos y comienzas a respirar debajo del agua, dejándote llevar por el vaivén de las corrientes, cada vez mas adentro y mas profundo, en ese océano cálido, protector y placentero. Te recreas en ese estado.

Abres los ojos, y ves formas multicolores que pasan a tu lado de forma lenta y sinuosa. Algunas parecen personas moviéndose vaporosamente, otras son manchas borrosas. No entendemos nada, pero si no esforzamos en contemplar una sola, aparecen en ti pensamientos que no parecen tuyos, como si fueran moldeados por algo o alguien y te quedas mirando a una forma en particular que viene hacia a ti, de color azul-violácea. Te atrapa en su dulce canto, y te sientes pleno de felicidad, "Si vienes conmigo dice, jamás tendrás que hacer lo que no te guste, déjate llevar por la sensación", por un momento cedes a su ruego, pero al instante te das cuenta que ese no es tu destino y  debes seguir buscando.

Cierras los ojos y te dejas llevar por la corriente, junto con todas las imágenes hacia las profundidades marinas, todo es tranquilidad, paz, dejarse llevar, confiado en que llegarás a buen puerto.

No sabes donde estás ni el tiempo que ha pasado, podría haber pasado una eternidad y no te hubieras enterado. Abres los ojos y te encuentras flotando en el espacio, todo lo que ves es de un azul oscuro profundo, y a un lado hay un globo azul precioso, La Tierra y mas allá una esfera enorme irradiando calor y vida a todo el Sistema Solar, nuestro Sol.

Contemplas nuestro planeta con detenimiento, viendo las partes azules y las marrones (el mar y la tierra seca), A tu mente acuden los recuerdos  de cuando estudiabas geografía. Desde aquí no hay demarcaciones, estados, ni líneas que diferencien unos países de otros, desde donde estás, eso no existe, en realidad, somos un solo pueblo, una sola raza, la humana. Todos compartimos el planeta, este estupendo jardín de infancia, que permite que crezcamos y a la vez nos nutre y cobija, para que algún día podamos alcanzar nuestro destino en las estrellas.

Te quedas contemplando la Tierra, dejando que tus pensamientos y tu Amor se fundan con Ella.

Te giras, dejando a tus espaldas la Tierra, echas la vista atrás y prosigues tu camino. Hasta aquí, todo era conocido, pero ahora te encuentras completamente solo con la inmensidad del espacio, que se abre para ti. Tu estado de ánimo es sereno, confiado y de naturaleza muy mental. Quieres saber que hay mas allá, de los límites conocidos y rápidamente te deslizas a gran velocidad por el oscuro espacio, como si algo te atrajese de forma irresistible.

Te mueves rápidamente, dejando tras de ti, sistemas estelares que como racimos de uvas parecen colgar del vacío. Te asalta el miedo y te das cuenta, que este viaje no es solo un viaje espacial, sino también temporal, y que te alejas cada vez mas en el Tiempo, de tus seres queridos y de todo lo que conoces. Algo dentro de ti te tranquiliza y te dice que estés tranquilo y te relajas, dejándote conducir cada vez más dentro del universo.

La velocidad es vertiginosa, pero no la notas, solo la percibes viendo pasar estrellas y galaxias cada vez más rápido. Te diriges, hacia un remolino inmenso que no para de moverse, tragando todo cuanto encuentra en su paso. Todavía estás a tiempo de volverte atrás, pero decides continuar. Te atrapa y ya no puedes escapar a su atracción, cierras los ojos y empiezas a dar vueltas rápidamente, cayendo, cayendo y en un momento todo se para y estás en suelo firme.

El cielo es muy extraño con reflejos anaranjados y azules. Hay dos soles, pero no queman. Comienzas a andar por una avenida con sendas estatuas a los lados, estas, tienen extrañas figuras que no reconoces, pero al final de la hilera ves un edificio con unas enormes puertas que se abren cuando te acercas a ellas. Antes de entrar, a tu izquierda en el horizonte ves un camino muy largo que culmina en una cueva muy oscura, ese viaje lo realizarás  en otro momento, cuando estés preparado, mientras tanto comienzas a subir una escalinata que te lleva a una gigantesca biblioteca.

En este recinto se encuentra la historia de todo lo que fue y todo lo que será, cualquier pensamiento esta recogido aquí, ya que nada se pierde en el universo. Vas recorriendo las hileras de libros, asombrado por la cantidad y la magnitud, de vez en cuando, sientes que hay otras personas o entidades como tú leyendo y aprendiendo, pero cuando te acercas a una de ellas, te traspasan como si en dos mundos diferentes estuvieseis.

Al final te decides por coger uno de los libros, al abrirlo no entiendes nada, ya que está escrito en una lengua incomprensible para ti, así que coges otro y te pasa igual y los mismo con el tercero y el cuarto que coges. Te sientas sobre el suelo de la biblioteca bastante decepcionado.

Se te acerca una mujer de aspecto joven con ojos  azules, pelo negro y largo, vestida con una sencilla túnica de color azul profundo. Te levanta del suelo y en sus manos aparece un libro diciéndote ¿es esto lo que buscas? Al abrirlo notas que hay pasajes que puedes leer, letras que reconoces, frases… y  te dice que este es el volumen perteneciente a la historia de la humanidad y que no habías cogido el libro adecuado. También te dice que podrás venir siempre que  quieras,  para conocer y aprender cuando lo necesites.

Miras a tu alrededor y te das cuenta que cada volumen que ves en la estantería corresponde a una civilización y en la sala deber haber miles almacenados, el pasado y los posibles futuros están dentro de esta estancia y esa toma de consciencia, hace que la tensión mental sea muy grande. La mujer te mira con sus radiantes ojos y su vestimenta cambia tornándose en reflejos plateados y azulados, en su cabeza ves una corona con el uraeus, detrás de ella una alas inmensas .Su resplandor hace que casi no puedas mirarla a la cara, su ropa es de plata y su cara una estrella, sus ojos siguen mirándote y pronuncia un sonido. Mentalmente aparece en tu mente una idea, ella abre su boca y susurra "VIDA" con una voz que no parece suya, sino de algo ajeno, una inteligencia extraña, la vibración te hace daño y hace que la presión sea aún mayor, lo ultimo que ves antes de desmayarte, son sus ojos y después el silencio te envuelve, te acuna y te duerme.

No sabes cuanto tiempo has estado así, el ruido de las olas te hace volver y notas la arena en tu cuerpo. Empiezas a moverte lentamente y abres los ojos, dándote cuenta de que estas en la playa. La luna llena se esta poniendo sobre el horizonte. El cielo está cubierto de estrellas pero hay una de ellas que es más brillante, SOTHIS, la estrella del Can Mayor. La Diosa y su perro dejan sus pisadas en el firmamento y con ese pensamiento te recreas.


© Alia - 2000