EL SIGNIFICADO DE “LA GRAN OBRA” EN LA HISTORIA 2 parte

gran-obra

LA GRAN OBRA EN LA EDAD CONTEMPORANEA

Valentin Basileus

© Valentin Basileus (2015- Todos los derechos reservados)
Para: www.circulodorado.com

En este periodo el desarrollo de la alquimia ya no es tan florido como en siglos anteriores, debido fundamentalmente al cambio de paradigma ideológico y el inicio de la hipertrofia de la ciencia como método único de adquirir conocimiento  a cerca de  la naturaleza de las cosas.

Sin embargo han continuado apareciendo alquimistas acá y allá. Uno de los más famosos Cyliani, alquimista del siglo XIX,  explica de esta manera el efecto del elixir de oro:

“… el fuego radical del oro…. Es también el verdadero oro potable o la medicina universal para todos los males que afligen a la humanidad… (14)

En cambio el desarrollo de la alquimia en América siguió una línea propia bastante espectacular e independiente de las ciencias oficiales.

Se Inició  como ya he dicho con la figura de Ireneo Philaleteo, que ha sido identificado por algunos con el médico iatroquímico   estadounidense George Starkey.  Sus obras, aunque se publicaron en Londres, generaron  una cadena  de movimientos esotéricos que culminaron con la fundación en 1915 de la orden rosacruz de AMORC de Estados Unidos, que ciertamente incluía la alquimia práctica en el núcleo de su curriculum. (16)

De dicha orden surgió un discípulo aventajado, Albert Riedel, conocido como  Frater Albertus que con espíritu americano  comenzó a dar cursos de espagírica abiertos al publico hasta su muerte en 1984.En su libro Frater Albertus define la alquimia, y por extensión su resultado, como “La elevación de las vibraciones”y posteriormente explica:

“La sabiduría de los filósofos representa una culminación de todo aquello que es esencial…. Aquel que ha alcanzado tal estado de iluminación se halla en armonía con el universo y en paz con el mundo…. Si uno no ha pasado por la alquimia del ser interior o Alquimia trascendental, encontrará extremadamente difícil  obtener  resultados  en su experimentación practica de laboratorio…(17)

Se advierten aquí fuertes influencias teosóficas, siendo común en sus obras el uso de términos tales como “el karma” y otros conceptos orientales que junto con la teoría del “pensamiento positivo”  forman cuerpo de doctrina con la orientación americana de estos  temas.

En  Europa por otra parte aparecieron las obras de Fulcanelli  publicadas por su discípulo Canseliet entre 1922 y 1930. Este misterioso personaje cuya identidad algunos se imaginan haber descubierto, escribió dos de las obras mas influyentes en la alquimia francesa e hispana del siglo XX.

En su libro  Las Moradas filosofales describe así la ciencia hermética:

“si se desea tener alguna idea de la ciencia secreta , diríjase el pensamiento  al trabajo del agricultor  y al del microbiólogo…. Pues al igual que  la naturaleza da al cultivador  la tierra y el grano y al microbiólogo el agar y la espora, lo mismo suministra al alquimista el terreno metálico apropiado y la semilla conveniente… “

“El fruto hermético lleva consigo la mas alta recompensa  que dios , por intermedio de la Naturaleza, puede conceder aquí abajo a los hombres de buena voluntad”(18).

Este fruto simbólico no es otro que la gema hermética, Piedra Filosofal de la Gran Obra o Medicina de los antiguos sabios.Enestos párrafos Fulcanelli, explica en esencia lo que entiende  como  Gran Obra, la cual  es un proceso generador de una serie de hipotéticas sustancias genéricamente designadas como  Elixir alquímico o Piedra Filosofal, según sirvan para curar enfermedades y rejuvenecer el cuerpo físico del alquimista o para realizar la transmutación metálica.

 

APARICION DEL CONCEPTO DE  GRAN OBRA EN LA LITERATURA MAGICA.

RELACION ENTRE MAGIA Y ALQUIMIA

La magia es una actividad humana aun más antigua que la alquimia. Se considera que las pinturas rupestres  de la cueva “De trois freres” en Ariege, datan del paleolítico superior hace más de diez mil años.  Allí se contemplan  escenas de caza  y un chamán que parece bailar revestido de una piel de ciervo.  Esto se ha identificado con  imágenes de magia chamánica primitiva. Según escribe Dolores Ashcroft, con un rasgo de su humor característico, esta magia era tan poderosa que decenas de siglos después siguen acudiendo animales a la entrada de dichas cuevas…(19)

Para encontrar literatura mágica es preciso ir un poco más adelante en el tiempo y echar mano de las  escrituras cuneiformes sumerias  o a los jeroglíficos egipcios, siendo esta magia de tipo teúrgico  y estando estrechamente relacionada con los ritos religiosos de dichas culturas.

SEPARACION DE MAGIA Y ALQUIMIA

Como ya se ha expuesto, en la edad antigua la alquimia y la magia eran una sola disciplina que formaba parte del conocimiento global de los sacerdotes , sin embargo la política de los emperadores, así como la institucionalización del cristianismo,  generó una persecución de los cultos paganos que hizo que se rompiese  la unidad de la cultura antigua y como consecuencia  las dos disciplinas se separaron entre ellas.

Posteriormente en la Edad Media empezaron a surgir por una parte los viejos grimorios mágicos y por otra los escritos alquímicos.

En los grimorios medievales es raro encontrar referencias de la alquimia. En los  más antiguos tales como el  Picatrix  en el siglo XI  o el Heptameron de Pedro de Abano del siglo XII o el Liber Vaccae  se observan colecciones de nombres, jeroglíficos, invocaciones y hechizos de origen incierto. En estos primeros grimorios  las referencias a la alquimia  son muy raras  y cuando aparecen se trata a la alquimia como una actividad humana  más, sin relación intrínseca con la magia.

En el Picatrix por ejemplo se encuentra un párrafo ambiguo donde se menciona:

“…Igual (que un talismán)  actúa el elixir de la alquimia que convierte el cuerpo a él rápidamente, lo cambia de naturaleza a naturaleza superior, revistiéndolo de espíritu, alma y firmeza y lo quita la transitoriedad y la corruptibilidad.”(20)

Más adelante en el siglo XV, el famoso tratado de Abramelín trata en su  capítulo séptimo sobre “Conseguir que los espíritus hagan trabajo alquímico” lo cual implica  que “los espíritus traigan metales a través del arte químico”, “que los espíritus hagan todo tipo de trabajo químico” y  “aprender todo tipo de artes alquímicas de los espíritus”, sin que haya más referencia al asunto de la Gran Obra. (21)

Por su parte en esta época los libros alquímicos  hablan poco  de magia.

Personalmente pienso que esta separación entre alquimia y magia,  propiciada en apariencia  por los acontecimientos históricos, fue  el origen de las tres corrientes de pensamiento que abriéndose camino a lo largo de los siglos, están hoy día ampliamente difundidas.

  • En primer lugar, está  la puramente empírica, inicialmente impulsada por los trabajos  árabes de investigación, que  fué el germen que evolucionó  dando lugar en el siglo XVII al inicio de la ciencia química tal y como la conocemos hoy.
  • Por otro lado apareció una “alquimia simbólica-espiritual”  en contraposición con la física, expresada como una  literatura   plagada de simbolismo aparentemente incomprensible y susceptible de ser interpretado de mil maneras diferentes, la cual perdurará  hasta el siglo XX en  una línea de tipo puramente especulativa.
  • Finalmente se conservó la tercera línea, la alquimia práctica de laboratorio, que no solo buscaba la realización de la Piedra  Filosofal física, sino que también consideraba  ideales trascendentes tales como la expansión  de la consciencia y  el conocimiento del origen espiritual del universo, usando como métodos  para ello la experimentación en el laboratorio y la  comprensión del comportamiento de la materia cuando ésta se abre a una relación con el espíritu.

Precisamente  fue de estas dos últimas  ramas  que la magia acuñó  el término Gran Obra como un concepto  finalista.

 

LA GOLDEN DAWN Y LA TRADICIÓN ALQUÍMICA

La línea especulativa fue adoptada por algunas órdenes mágicas que   mirando con perplejidad la abstrusa imaginería  los tratados, la  han considerado  como un sistema simbólico de expresión de la evolución psíquica, interpretándola según sus propios sistemas de referencia.

La línea de  la alquimia práctica tradicional  fue adoptada dentro de   la enseñanza interna de otro tipo de órdenes,  que la acoplaron  con sus técnicas teúrgicas  y que la conservaron  como el núcleo más profundo  de su propia tradición.

A este respecto Jean Pascal Ruggiu, actual Imperator del templo nº 7 de Hahatoor en Paris, tras tener acceso a los documentos internos de su orden nos cuenta:

“Tras la destrucción de la orden del Temple por el rey francés Felipe IV, varios caballeros Templarios escaparon a Inglaterra y luego a Escocia. Uno de ellos, el barón Guido de Montanor, quien había sido iniciado en el medio oriente en los misterios de la Alquimia, instruyó a Gaston de la Pierre Phoebus en este Arte. Ambos decidieron fundar una nueva Orden, la Hermandad Antigua de la Rosacruz, y regresar a Francia con otros 25 caballeros Templarios, bajo la protección secreta del Papa Juan XXII, quien en ese momento estaba residiendo en el sur de Francia, en Avignon.

De esta manera surgieron las escuelas de la rosacruz en la Europa medieval y se generó una cadena de tradición que se fue ramificando y renovando hasta la aparición distintas ordenes mágicas de la era contemporánea.

“El Colegio Interno de la Rosa+Cruz, siempre estuvo dedicado al estudio y práctica de la alquimia, la ciencia más oculta.”…

“…Muchas personas, se sorprenderían al enterarse que la Golden Dawn no es, ni ha sido jamás una   orden  (exclusivamente) “mágica”. Es en cambio la orden Interna detrás de la Golden Dawn, la Ordo Rosae Rubeae et Aureae Crucis(R.R. et A.C.) la que desde el principio ha   sido un depositario de la tradición espiritual rosacruz. Además, aquello que   hoy ha sido popularizado como “Magia” o “Magia(k)” es, en realidad, un   desarrollo de aquel aspecto de la tradición Rosacruz conocido como “Teúrgia”.

“Antes de la fundación de la orden Interna detrás de la Golden Dawn, la Teúrgia   nunca antes había sido el foco principal de la tradición espiritual Rosacruz,   sino la Alquimia. De hecho, la tradición Rosacruz misma creció desde la   tradición Alquímica. El verdadero lugar de la Teúrgia dentro de la tradición   Rosacruz ha sido siempre como disciplina complementaria a la Alquimia”.

“De hecho, de acuerdo a la tradición de F.A.R+C (Frères Ainés de la Rose+Croix o Antigua Hermandad de la Rosacruz), una muy secreta Orden aun existente en Francia, Lord Bulwer Lytton fue elegido en 1849 como el 51° Imperator de su Orden, hasta 1865; el 52° fue Alphonse Louis Constant (Eliphas Lévi) desde 1865 hasta 1874; el 53° Imperator fue William Wynn Westcott (1874-1892), el 54° Imperator fue Samuel Liddell MacGregor Mathers (1892-1898)  y luego Rudolf Steiner (1898-1900)”.(22)

Así si damos crédito aJ. P. Ruggiu, la Golden Dawn es heredera de una larga línea de tradición teúrgica y alquímica directamente datada de las tradiciones esotéricas rescatadas por los templarios en Oriente.

Dentro de esta línea de tradición menciona  al famoso Eliphas Levy, que expresó públicamente  su condición de mago y alquimista practicante. Desde este punto de vista es el primero, que yo sepa,  que escribe unificando claramente  las dos disciplinas, como podemos leer en algunas de sus obras:

“La Gran Obra es  ante todo la creación del hombre por si mismo……..como todos los misterios mágicos, los secretos de la gran Obra  tienen un triple significado: son religiosos, filosóficos y naturales”

“El oro filosófico en religión es  la razón absoluta y suprema, en filosofía es la verdad y en la naturaleza visible el sol. En el mundo subterráneo es el oro, lo más perfecto y lo más puro”.(23)

Respecto a los autores posteriores  y las escuelas hijas o escindidas de la Golden Dawn, pues hay de todo.

Dion Fortune sabía de la existencia de la alquimia práctica pero no formaba parte del curriculum de la escuela que fundó; la Fraternidad de la Luz Interior.

En este tipo de escuelas de corte cabalístico, la Gran Obra parece considerarse un evento mágico consistente en el “paso del abismo y la entrada en la consciencia de Kether “, ya que la virtud de Tiphareth es la devoción a la Gran obra y la de de Kether es la compleción de la Gran Obra(24).

En cuanto a Crowley, uno de los magos más influyente en las escuelas de magia  moderna, asimiló la Gran Obra  con el total cumplimiento de su tema central “La autentica voluntad” y la fusión con su  más alto Ser o Ángel Guardián:

“That I will devote myself to the Great Work: the obtaining of Communion withmy own Higher and Divine Genius, (called the Guardian Angel) by means of theprescribed course: and that I will useany Power so obtained unto the Redemption of the Universe. …”(25)

 

CONCLUSIONES  Y DISCUSION

El concepto de “Gran Obra” u “Opus Magnum” tiene su origen en la Alquimia, designando el  resultado o finalidad  última de esta antigua disciplina.   Dicho concepto no aparece mencionado de forma explícita en la literatura hasta el siglo XII, pero aquello  que en ese siglo se designa con dicho nombre, se puede rastrear hasta los orígenes oficialmente reconocidos de la Alquimia en Egipto.

Muy probablemente  la alquimia se originó en un entorno en el que las técnicas metalúrgicas estuviesen siendo investigadas  y es cierto que el oro ha sido correlacionado con el sol y con la riqueza  desde tiempos inmemoriales y que los antiguos pensarían consecuentemente  que poder fabricarlo sería algo deseable.

Pero los  sabios de la antigüedad, que  no conocían nada ni de física, ni de química tal y como las entendemos hoy día, les interesaba también  investigar y adquirir un conocimiento profundo sobre la naturaleza de la materia. Para ellos el comportamiento de los metales  y las reacciones químicas eran sucesos misteriosos  e  incomprensibles.

La mentalidad y la cultura antigua eran muy diferentes de la nuestra.   Para ellos el principal recurso  que tenían para penetrar en la comprensión de estos misterios era, aparte de la experimentación empírica, la invocación y la petición de ayuda a sus dioses.

Es pues mi tesis que los antiguos egipcios,  cuando intentaron comprender el comportamiento de la materia en sus intentos de fabricación de oro, invocaron a sus dioses con poderosos rituales pidiendo su enseñanza y su guía;  y los dioses arquetípicos respondieron en su peculiar lenguaje, por medio de imágenes psíquicas , mitos y comprensiones místicas que interrelacionaban  los diferentes planos de la existencia, embarcándolos en un viaje de consecuencias insospechadas que iba mucho más allá de la simple crisopeya.

Pienso que tal podría ser  el verdadero origen de la Alquimia, así como  la causa de la asociación de las técnicas químico-metalúrgicas con la magia, la teúrgia y la teología egipcia.

En Egipto la actividad metalúrgica estaba conectada con el concepto global  del cosmos y  formaban parte del conocimiento de los sacerdotes  egipcios. Aquello que   posteriormente se diferenció en magia y alquimia, era considerado como áreas complementarias de conocimiento por los antiguos,  ya que formaba parte de su concepción filosófico- religiosa del Universo y su visión de las cosas  daba testimonio de  las razones espirituales  de los cambios que podían obtenerse en la materia.

Estos conocimientos pasaron a formar parte del acervo cultural de la antigüedad  llegando a su apogeo en la escuela de Alejandría, aunque fueron modificándose con  la conquista de la misma por Roma y posteriormente por la toma de la ciudad por los árabes, allá por el año 642 d.c.

Las circunstancias políticas y religiosas de la edad media  generaron la separación  entre magia y alquimia, la cual duró hasta el siglo XII,  que fue cuando  los alquimistas empezaron usar el término  de la “Gran Obra” relacionándola con  la consecución de la Piedra Filosofal.

Interpretar esto es difícil. Aparte de la tendencia sincrética del ser humano,  se puede intuir  que hay algo más detrás de todo esto.

Probablemente  la pérdida de la cohesión doctrinal original,  junto con  la gran dificultad del tema alquímico, ocasionó que de nuevo los alquimistas tuviesen que pedir “ayuda a los dioses”, como en su momento hicieron los egipcios. Así por  medio de prácticas mágicas y teúrgicas intentaron  orientarse en una materia que requiere de un cambio radical en la consciencia humana común,  para poder  ser puesta en práctica adecuadamente.

Esto puede parecer  chocante para la mentalidad materialista  actual que desprecia el poder inspirador de la intuición humana. Pocos realizan el papel que la intuición tiene como germen inspirador que culmina en grandes descubrimientos  científicos.  Cierto que por medio hay mucho camino  que recorrer y el trabajo debe hacerse de una manera lógica y exacta, pero el origen no es en absoluto racional, sino intuitivo.

El intelecto lógico normal, no llega mucho más allá de la formulación de las leyes fisicoquímicas del comportamiento de la materia, pero éstas no bastan en absoluto para desenredar la madeja de la crisopeya. Para eso hace falta algo más, un tipo de conciencia expandida;  la  ya mencionada “luz de la naturaleza” de Paracelso, pero ese estado es difícil de conseguir. No sirven las drogas alucinógenas que desestructuran la mente, sino que se trata de un estado de intuición superior que pocos alcanzan   y para ello es para lo que puede ser útil la técnica mágica.

En consecuencia  tras volver de oriente desprovista de sus fuentes originales teúrgico-intuitivas, la alquimia empezó de nuevo a ponerse en contacto con  elementos mágico-místicos, pero esta vez  en lugar extraerlos de  la mitología egipcia,   se sincretizó con  conceptos mágicos y  cabalísticos medievales, sin que faltase también una influencia  mística y religiosa cristiana.

Esto obviamente tuvo que hacerse en el seno de ordenes esotéricas que mantenían un secreto que las protegiese por una parte de la mirada vigilante de las iglesias institucionales, que siempre andaban a la caza de la herejía, y por otra de los poderes políticos que pudieran sospechar de una acumulación de bienes y poder que pudiera  desestabilizar el equilibrio entre los estados.

Como consecuencia final de esta complicada evolución en el tiempo, el resultado ha sido  que los diversos autores tienen un amplio abanico de opiniones  acerca de lo que es la Gran Obra.

Si bien la mayoría están de acuerdo en considerar la “Gran obra” como el fin último de su  propio camino trascendente, sin embargo  disienten  tanto  en las técnicas para conseguirlo  como en  la naturaleza de dicha meta, dependiendo  del paradigma ideológico  básico  del que parte  cada cual.

BIBLIOGRAFÍA

(14) Hermes devoilé. Cyliani. Bibliotheque Chacornac, 1915. Pag 41
(15) Le Grand Oeuvre alchimique. F. Jollivet Castellot. Edition deL’ Hiperchimie,  Paris 1901.
(16) The History of Alchemy in America by Mark Stavish, M.A. 1996, pag 10
(17) The Alchemist`s Handbook. Frater Albertus. Samuel Weiser Inc. New York, 1978, Pags 1 y 2
(18) Les Demeures Philosophales. Fulcanelli . Éditions Pauvert, Paris, 2001 Cap VII alchimie et spagyrie. Pag 94
(19) Manual practico de magia ritual. Dolores Ashcroft, Ed Edaf. Madrid , 1987; pag 135
(20) Picatrix . Trad Marcelino Villegas 1978
(21) El libro de Abramelín Libro IV capitulo VII, Trad Lon Milo DuQuette. Ed Ibis 2006; Pag 152
(22) Rosicrucian Alchemy and the hermetic order of the Golden Dawn byJean Pascal Ruggiu,1996 http://meleph.free.fr/alchemy.htm
(23) Dogma y ritual de la alta magia. Eliphas Levy. Ed Kier, Buenos Aires.1977; Cap 12 del dogma y Cap 12 del ritual. Procedimientos y secretos de la Gran Obra.
(24) La Cabala Mística. Dion Fortune . Ed Kier, Buenos Aires. 1993. Pags 119 y 199
(25) The Equinox III. The Oath of the Beginning. Pag 248