MAGIA RITUAL EGIPCIA

R.A.L.T.

© R.A.L.T. – 2004 para: www.circulodorado.com

 

El objetivo de este artículo es realizar una breve descripción de la Magia Ritual egipcia tal y como es entendida en la actualidad a efectos prácticos y sus diferencias con la mecánica ritual convencional de la mayoría de los sistemas de la tradición occidental que si bien tienen un cierto componente de herencia egipcia, están en general mucho más influenciados por el modelo cabalístico.

Elementos clave de la Magia egipcia

 El complejo cuerpo/alma

Una de las principales particularidades del sistema filosófico egipcio es el complejo cuerpo/alma el cual está compuesto por hasta ocho elementos y a veces se incluye un noveno:

-El Khat: El cuerpo físico

-El Ren: Simboliza en nombre, los egipcios daban un poder enorme al nombre hasta el punto de considerarlo una parte del ser mismo. La pronunciación del nombre tiene la virtud de alimentar o dañar al resto del ser según se trate de palabras de alabanza o maldición.

-El Khabith: Es una especie de cuerpo astral o sombra que confiere al ser la capacidad de movimiento y el poder sexual.

-El Ab: Está simbolizado por el corazón, aunque realmente representa las capacidades de la consciencia como: El intelecto, la imaginación, las  emociones, los recuerdos. Hay que destacar que los pensamientos no eran considerados como parte de la persona sino como algo que “se producía” sobre esto la persona debía actuar, fomentar los correctos y no hacer caso de los que no interesaban. Esta concepción es muy interesante si la comparamos con la actual teoría de la Magia del Caos donde los pensamientos se producen como resultado de interacciones aleatorias entre “voluntad” y “percepción”. En la actualidad sería el cerebro.

-El Ka: La energía vital arquetípica, la imaginación puede crear un Ka determinado como una imagen modelo, cuando este Ká es puesto en movimiento por la persona se convierte en Ba.

-El Ba: No tiene una traducción literal directa, simboliza “el poder personal” es el color que la persona le da al poder cósmico con el que está dotado, las habilidades y talento que ha desarrollado en su vida. Las obras de una persona están “tintadas” con su Ba.

Los elementos comentados hasta ahora están en todos los complejos cuerpo/alma, los siguientes deberían ser obtenidos o ganados:

-Sekhem: El “poder divino”, el poder particular de un dios residiendo en el corazón de una persona. Es elemento es fundamental en el sistema de magia egipcia y es el elemento que se busca obtener en la práctica de la “asunción de formas divinas”.

-El Akh (o Khu) El espiritu activo, inmortal y no limitado al tiempo o al espacio, es el elemento más elevado al que se puede aspirar y cuando el mago alcanza el poder y habilidad necesaria para adquirirlo, puede invocar a este “yo superior” desde cualquier época y lugar con lo cual puede estar en contacto con “el mismo” en cualquier tiempo y espacio.  La sola presencia del Akh puede alterar el destino de cualquier evento.

-El Sahu: No todas las fuentes se ponen de acuerdo en incluir a este elemento. Es una especie de cuerpo etérico que puede ser concedido por Osiris a un difunto si se le rezan las oraciones adecuadas y permite tener una cierta “vida” en el mas allá.

Los Néteres

La traducción más evidente de la palabra Neter sería “dios”, aunque su significado real está más cerca del concepto de “arquetipo” o fuerza divina universal, Los dioses egipcios son principios eternos y aunque sean multitud (y no es el objetivo de este articulo entrar a clasificarlos) debido a sus orígenes han ido evolucionando tanto dioses locales como dioses “estelares” la visión egipcia de las cosas a permitido que estos Néteres principales puedan vistos con distintos nombre e incluso distinto parentesco según la manifestación de poder que están encarnando.

A efectos históricos se pueden clasificar en distintos grupos aunque en general siempre se tiende a trabajar con la enéada o grupo de nueve dioses.

Ha habido muchos intentos de superponer y relacionar los dioses del panteón egipcio a otros como por ejemplo el arbol de la vida cabalístico, pero si bien es cierto que se pueden encontrar coincidencias (el universo se puede “cortar” con muchos patrones pero siempre es de la misma tela) estas solo son válidas en determinados contextos, siendo en otros totalmente inapropiadas por lo que se recomienda una aproximación a la magia egipcia sin una idea preconcebida y sin estar constantemente “buscando la equivalencia”.

Los Néteres son los proveedores del Sekhem y las fuerzas con las que busca trabajar el mago tanto para influir en el resto del universo, como para adquirir en si mismo las habilidades y el poder que le permitan desarrollar un poderoso Ba y eventualmente el Akh.

Algo muy importante en la mitología egipcia es el origen “estelar” de los dioses. Los dioses tiene su origen en otras estrellas desde allí vinieron a la tierra a ordenar la vida y posiblemente otras manifestaciones suyas estén en otros sistemas solares.

Es interesante recordar que se han encontrado indicios de un brusco cambio tecnológico y cultural en las tribus de la zona sobre el 3400 a.c. y poco después (3100 a.c. se produjo la unificación de Egipto y el inicio del periodo dinástico.

Algunos arqueólogos comentan la posibilidad de que una raza extranjera llegó al pais e introdujo estos avances aunque no hay similitudes en el estilo de los nuevos objetos con ninguna civilización avanzada próxima (como Mesopotamia). Otras personas hablan de habitantes de la Atlántida que llegaron a Egipto poco después del hundimiento, pero esto son solo suposiciones.

A diferencia de otros panteones el cielo de los egipcios no es algo tan relacionado con la tierra, sino algo enorme donde ciertos lugares tienen su propia “historia” con relación a nuestro sistema solar (sirio, la constelación de la osa mayor, etc).

En la sección de bibliografía se citan varios textos de referencia en relación al panteón egipcio.

Los textos

Hasta el siglo XIX no fue posible acceder a los textos jeroglíficos y prácticamente la única fuente de información sobre magia egipcia eran los textos de Plutarco, afortunadamente hoy tenemos a nuestra diposición gran cantidad de material mágico/religioso que nos habla tanto de filosofía como de prácticas mágicas, literatura, poesía (y hasta de catálogos comerciales de la época).

Sobre todo destaca el conocido por nosotros como “Libro de los muertos” por su contenido filosófico y de recetas de magia práctica. Hay que tener en cuenta sin embargo que este texto (o conjunto de textos) ha sufrido diversas “actualizaciones” mas o menos afortunadas a lo largo de varios periodos dinásticos en la cuales se incluían más partes o se modificaban las anteriores en consonancia con el clima político y religioso existente en el momento (recensiones heliopolitana, tebana y Saite).

Este texto debería ser usado como fuente de inspiración junto con otros incluyendo los de poesía y los relatos (incluyendo los clásicos) más que intentar seguir un hilo conductor absolutamente coherente.

Objetos

Hay una serie de objetos de uso en la magia ritual egipcia que habitualmente simbolizan a los dioses o sus manifestaciones particulares y que deberían ser llevados por los participantes de un ritual o depositados en lugares significativos del “templo” según el tipo de fuerzas con las que se vaya a trabajar. Algunos de estos son:

-Sistro: Instrumento musical parecido a un sonajero asociado entre otros dioses a: Isis, Hathor, Bast, etc.

-Disco Alado: Quizá el más conocido de todos los símbolos asociado entre otros dioses a: Ra, Horus, etc

-Espejo: Espejo de mano de dos caras (una de ellas menos pulida) asociado principalmente a Hathor

-Serpiente Uraeus: Serpiente (habitualmente cobra) en posición erguida, complemento de muchos dioses y símbolo sacerdotal y de sabiduría. Generalmente aparece en tocados.

-Cetros de poder: simbolizan el tipo de poder del dios, hay tres principales:

            Cetro del Loto: Iluminación

            Cetro Uas: Poder

            Cetro Uruatchi: Sabiduría

-Cayado y Flagelo (Nejej  Heka): Símbolo de Osiris y la realeza.

-Djet: Especie de pequeño “pilar” con 4 franjas horizontales, símbolo de Osiris.

-Udyat: El conocido Ojo de Horus (también existe el Ojo de Ra, en este caso es el ojo derecho.)

-Pluma: Símbolo principal de la diosa Maat (también aparece con otras divinidades).

-Cruz de Ankh: Símbolo de vida y fuerza vital (aparece con casi todas las deidades).

-Escarabajo: Símbolo del dios Kephra representa la inmortalidad, transformación y regeneración. La vida oculta.

-Loto: Asociado a Osiris y a Nephtys en su forma de diosa del misticismo (connotaciones similares a las que tiene este símbolo en oriente).

 

Trabajo interior

 

No toda la magia egipcia tiene un tratamiento ritual, realmente la meditación y el trabajo  interno con los arquetipos divinos es una parte muy importante y fundamental para alcanzar el éxito al trabajar ritualmente con este sistema.

El sistema egipcio, aunque es un sistema ordenado no tiene una visión igual a la nuestra y no debe ser clasificado en células aisladas y el mago debe buscar “empaparse” de su aroma de modo que pueda él entrar en contacto con las energías de los Néteres y obtener así su inspiración a la hora del trabajo práctico.

El estudio detallado de los distintos dioses del panteón egipcio, así como de sus relaciones será la mejor receta para sintonizar con ellos. Es aconsejable hacer primero varias aproximaciones generales desde distintas fuentes y después elegir una primera deidad con la que el mago se sienta más en sintonía, centrarse en un estudio más profundo de esta y posteriormente pasar a otra.

Es útil hacerse con una estatuilla de la deidad en la representación que más nos guste y situarla en la mesilla de noche o en un lugar donde la podamos ver cuando nos encontremos tranquilos y predispuestos a la contemplación y meditación. También puede ser útil llevar con nosotros un pequeño símbolo del dios.

Diariamente deberíamos meditar sobre los distintos aspectos del dios y lo que representa, así como permanecer receptivos a lo que nuestro interior nos indique y después compilar y examinar la información obtenida utilizando siempre el sentido común para no perder contacto con la realidad y mantenernos siempre con el control.

En otras sesiones podemos visualizarnos a nosotros mismos frente al dios, lo veremos con una estatura enorme y mirándonos de un modo benevolente, manteniéndonos así podemos dirigirnos al dios y escuchar cualquier inspiración que nos venga, si esto se hace bien la sensación es de estar ante un poder inmenso y es realmente impresionante.

También puede ayudar hacer una invocación (o dos) diaria al dios, por ejemplo al amanecer o a otra hora según las características particulares de la deidad.

Es fundamental llevar un diario de sueños y anotar en él incluso los sueños que aparentemente no tengan nada que ver con el trabajo mágico. También deberíamos llevar un diario de todas las actividades mágicas y en anotaremos el resumen de las meditaciones (esto nos servirá más adelante para comprender muchas cosas de nuestro avance).

Deberíamos elegir de antemano un plazo de tiempo para esta actividad de establecer contacto con un dios (digamos 3 meses), durante este periodo debemos ser devotos del dios elegido, da igual que pensemos “cambiar de dios” mas adelante en otro trabajo, mientras estemos trabajando con un dios debemos ser lo más sinceros con el. El dios representa unas fuerzas arquetípicas y no va a ponerse “celoso”.

Una vez terminado el periodo debemos pararnos y leer y evaluar nuestros escritos, debemos buscar cualquier cambio objetivo o subjetivo en nosotros o nuestro ambiente y escuchando nuestro interior decidiremos si hemos obtenido el contacto buscado o si debemos seguir durante otro periodo o incluso si nos hemos equivocado con el dios elegido y hemos de buscar otro más afín con nosotros.

Todo este trabajo nos servirá para ir abriendo los canales comunicación con los Néteres y permitirá que podamos realizar la “asunción de la forma divina” con energía real en los rituales.

Este trabajo también es importante para saber si realmente este sistema es para nosotros (una última advertencia: si no le gustan los animales, la magia egipcia no es para Vd.).

Tratamiento ritual

El mejor ritual es el diseñado por los participantes escuchando a su intuición y teniendo en mente el objetivo requerido, siempre y cuando se mantengan los principios básicos:

-Objetivo claro y voluntad sincera de trabajo (no se puede ir “a ver que sale”, lo mas probable es que no salga nada y si “sale” algo no suele ser muy recomendable para los presentes).

-Realización de algún tipo de “limpieza” del lugar fundamentalmente para centrar las mentes de los participantes en el espacio y el tiempo mágicos y aislarlas de influencias perturbadoras.

-Durante la realización del ritual no se debe pensar en el resultado deseado sino concentrarse en lo que se está haciendo en ese momento.

Si el ritual es realizado por más de una persona, cada una debería ejercer un papel asignado de antemano. Si el grupo trabaja regularmente deberían mantenerse los papeles durante cierto periodo y luego ir rotándolos para equilibrar la presión en los planos internos.

Lo ideal son cinco participantes, si hay menos se pueden suprimir los papeles de Mantenedor y Registrador, el resto no deberían faltar:

-Hierofante: El sacerdote que oficia – El mago- debe asumir la forma divina principal. Por supuesto el Hierofante es el responsable del ritual y quien lo dirige.

-Protector: Guardián encargado de las limpiezas y la custodia del grupo. Debe mantenerse siempre bajo control “en tierra”.

-Vidente: Debería asumir una forma divina adecuada y sirve para obtener información cuando es necesario a través del trance o la adivinación.

-Mantenedor: oficial auxiliar que se ocupa del incienso, los implementos y asiste al Hierofante.

-Registrador: Toma nota de todo y se mantiene siempre bajo control “en tierra”.

Los implementos y símbolos irán en consonancia con la operación y se pondrán el los lugares mas adecuados (en puntos cardinales, etc.)

La ropa puede ser acorde a las formas divinas invocadas (esto siempre ayuda) pero ropa blanca limpia si puede ser acompañada de un símbolo del dios será suficiente.

La magia egipcia se realiza casi siempre desde los planos internos, aunque por supuesto en un ritual se realizan acciones fisicas estas pretenden obtener la atmósfera adecuada en la mente de los participantes y sirven de comunicación del estado de cada uno.

Aunque la asunción de la forma divina implica que la figura del dios entra en cada uno los participantes nunca pierden el control de su voluntad, sino mas bien es activada  la parte de su esencia que está en armonía con el Neter que encarna el dios en cuestión, esto posibilita conectar con esa corriente universal y disponer de sus poderes en los planos internos.

La técnica de la asunción de formas divinas requiere un artículo aparte.

La configuración habitual de ritual podría ser:

1.- Preparación del lugar colocando los símbolos elegidos, incienso, etc. (si se pone música esta no debe tener un ritmo excesivamente marcado).

2.- Proscripciones, apertura del templo (Protector) y “entrada en situación”.

3.- Declaración de intención (Hierofante).

4.- Letanías de invocación a los dioses adecuados entonadas por el Hierofante y coreadas por el resto (esto tiene el efecto de un “mantram” y ayuda a acumular poder).

5.- Asunción de las formas divinas por parte de los participantes (el protector y el mantenedor pueden contentarse con una invocación a la energía del dios para no perder el contacto con la realidad). Los participantes deberían acordar antes un signo especial o acercarse a un determinado lugar del templo para indicar cuando cada participante a contactado con su divinidad.

6.- El Hierofante actuando como el dios se visualiza a si mismo realizando los actos simbólicos que representan el objetivo del ritual esto actos  o bien realiza estos actos   físicamente que pueden incluir preguntas al vidente que este a su vez y actuando como otro dios debe responder buscando en los planos internos.

7.- Despedida de las formas divinas y declaración de liberación y devolución al cosmos de cualquier energía no utilizada (Hierofante).

8.- Declaración de que el trabajo a finalizado (Hierofante).

9.- Cierre del templo (Protector).

En caso de un solo mago este puede adaptar el trabajo para una persona, preparando el lugar, realizando las proscripciones, invocando al dios, etc. pero en este caso más que un “ritual” podría considerarse un trabajo personal en los planos internos.

Bibliografía recomendada

-Poesía y teatro del antiguo Egipto (Etnos, 1993)

-El libro de los muertos de los antiguos egipcios (Desclée, 1967)

-Practical Egyptian magic, Murry Hope (Thorsons Publishers, 1984)

-The Book of Talimantras, Murry Hope (Thoth Publications, 1986)

-El templo del Cosmos, Jeremy Naydler (Siruela, 2003)

-La tabla de Isis, W. W. Westcott (Yug, re-edición de 1986)

-Egyptian Magic, E. A. Wallis Budge (Dover Publications re-edición de 1971)

-Egipto, signos y símbolos de lo sagrado, Elisa Castel (Aldebarán, 1999)

-Gran diccionario de Mitología egipcia, Elisa Castel (Aldebarán, 2001)

-Gramatica egipcia, F. J. Martín Valentín (Aldebarán, 1999)

-Los magos del antiguo Egipto, F. J. Martín Valentín (Oberón, 2002)

-Astronomia y matemáticas en el antiguo Egipto, A. S. Rodríguez (Aldebarán, 2000)

-The Egyptian miracle, Schwaller de Lubicz (Inner Traditions, 1949)

-The temple in the man, Schwaller de Lubicz (Inner Traditions, 1949)

-Sacred science, Schwaller de Lubicz (Inner Traditions, 1982)

-Isis y Osiris, Plutarco (Obelisco, 1997)

-Religión y magia en el antiguo Egipto, Rosalie David (Crítica, 2002)

-Primeros pasos en ritual, D. Ashcroft-Nowicki (Edaf, 1984)

-Pirámides, esfinges y faraones, Kurt Lange (Destino, 1960)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *